Preparación:
1 hora y 30 min
Rendimiento:
4 porciones
recetas postres

¿Cómo hacer churros caseros gordos? Para tardes con mucho sabor

- Por

Disfruta de tardes con mucho sabor sin mesura, aprende hoy la mejor receta de cómo hacer churros caseros gordos, todos en casa amarán esta deliciosa preparación.

Aprende cómo hacer churros caseros gordos  

Esta preparación recorre muchos lugares del mundo y son llamados de diferentes maneras, pero hoy queremos unos churros gordos que galardonen una excelente fermentación.

Las características que marcan las diferencias entre las diferentes formas de preparar este rico regalo de la gastronomía es el la fermentación y el tamaño.

La fermentación es el método más interesante para conseguir esta clase de churros pues cuando las levaduras que usaremos en la preparación entren en contacto con los azúcares de nuestra preparación, empezarán a crear la magia del crecimientos y la esponjosidad de nuestra atractiva preparación, muy suave adentro y crujiente afuera.

Hoy queremos churros «gordos» que nos permitan experimentar diferentes sabores en su interior, en mi ciudad nos gusta descubrir un rico sabor a arequipe, queso o dulce de guayaba.

En mis primeras clases de panadería aprendí esta fabulosa receta y supe de inmediato que sería no solo la forma de deleitar el paladar de toda mi familia sino la de todos mis clientes.

Ingredientes para cómo hacer churros caseros gordos para 4 porciones

  • Harina de trigo – 300 gramos
  • Levadura seca de panadería – 3 gramos
  • Azúcar -30 gramos
  • Sal – 10 gramos
  • Agua – 300 gramos
  • Mantequilla 50 gramos
  • Esencia de vainilla – 2 gramos
  • Aceite para freír

Cómo hacer churros caseros gordos

Preparación

  1. Para comenzar, ponemos la harina en un cuenco. Añadimos el azúcar, la levadura y removemos con una cuchara para que ésta quede repartida por toda la harina.
  2. A continuación, ponemos a calentar el agua en un cazo hasta que alcance una temperatura de entre 30º y 40ºC. Es importante que el agua no supere ese temperatura, ya que, si nos pasamos, podemos acabar matando la levadura. Si no tenemos termómetro con sonda, podemos calentar el agua hasta que la notemos solo un poco caliente.
  3. Agregamos el agua a la mezcla de la harina, el azúcar y la levadura, amasas un poco, agregas el resto de los ingredientes y una vez que la harina ha absorbido toda la humedad tanto del agua como de la mantequilla, tapamos el cuenco con un plástico y dejamos que la masa fermente durante un tiempo aproximado de entre 30 y 60 minutos.
  4. Cuando el tiempo de fermentación esté próximo a concluir, ponemos a calentar abundante aceite en una sartén.
  5. En este momento, ponemos la masa en una manga pastelera, o, si disponemos de jeringo hacemos uso de él. En este caso tendremos que usar una boquilla de paso bastante grande. Lo bueno de usar una manga pastelera desechable es que podemos cortar la punta por donde queramos, y hacer porras de un buen grosor. Otra forma de hacerlo es extendiendo la masa sobre una superficie plana y luego recoges la masa tomando el borde superior enrollando hacia ti. (antes de enrollar es el momento de agregar el relleno que prefieras, mi favorito son pequeños trozos de dulce de guayaba).
  6. Una vez que el aceite está bien caliente, ponemos un poco de masa en la sartén. Cocinamos por ambos lados durante unos segundos o el tiempo necesario para que la masa se dore.
  7. Una vez que la masa está dorada, retiramos de la sartén y ponemos sobre papel absorbente.

Estos deliciosos churros son ideales para acompañar una rica taza de chocolate. Conoce más de nuestras ideas de fantásticos postres muy sencillos de preparar:

Patel de Chocolate 

Postre de café

Pan de chocolate